21 noviembre 2012

 

Al disco de Tame Impala le han echado droga

Lo de Lonerism, el último disco de Tame Impala es muy fuerte. Me lo pongo en casa, a un volumen más o menos normal, y con cada canción que va sonando, SIN QUERER, lo voy subiendo un poquito más ("jo, qué buena es esta... uff, no, ¡está es mejor aún!"). De modo que entre que suena la primera canción y la última del disco, se me ha deshecho la coleta, llevo los faldones de la camisa definitivamente por fuera, y la ruedita en el amplificador ha pasado del 1 al 5, lo cual es una burrada de volumen, que se me desconcha un día el techo, ya verás.

Sé que lo que hago no está bien, que ahora mismo estoy a punto de convertirme en mi vecina la emo de mediana edad. Pero es que a este disco le han echado droga y nunca tengo suficiente.

Y no es una cosa solo mía, que ayer me puse a buscar "Kevin Parker" en Twitter, y el chorro de piropos y excitación que genera entre la juventud mundial me dejó noqueada - y eso que ni si quiera está bueno. 

Tame Impala @ FIB 2011, Benicasim

¿Cuándo se ha disparado la popularidad de Tame Impala? Porque desde luego, cuando tocaron en el Festival de Benicassim 2011, no pude conseguir que ninguno de mis amigos se quedara a ver su concierto conmigo, ¡y ahora están todos que se mueren de ganas de verles! ¡Sí!


... pues que sepáis que van descalzos casi todo el rato. Y que este jueves por la noche voy a estar pinchando en el Fotomatón Bar y soy muy capaz de ir en chanclas, solo por sentirme más cerca de mi adorado héroe pertita.


Comments: Publicar un comentario en la entrada

<< Home

This page is powered by Blogger. Isn't yours?